Publicación

Hidratación y Lubrificación para un alto rendimiento de la voz

Alfonso Borragán Torre, PhD
Centro de Foniatría y Logopedia
Santander, Spain

Las investigaciones recientes sobre patología de la voz revelan que la viscoelasticidad de las CV es uno de los factores más importantes para una óptima función vocal. La viscoelasticidad es el resultado de la combinación de polisacáridos y proteínas formando una estructura de consistencia gel, que llamamos lámina propia1. Pero otro elemento es esencial para formarla, el agua.

Para hidratar una zona concreta del cuerpo (los ojos, la vía aérea respiratoria superior, el sistema urogenital) siempre se necesitará una hidratación general de base (beber en torno a 2 litros/ día). Por encima de esa cantidad, un exceso de líquido puede aumentar el reflujo faringo- laríngeo en personas susceptibles y, consecuentemente, mayores problemas de sequedad, generándose así un bucle sin fin. ¿La hidratación por vía oral es la más adecuada? En los últimos 10 años hemos estado investigando sobre el aumento de la hidratación y la lubrificación de la VRA (Efecto gel) y, los resultados nos han llenado de asombro.

Hidratar o humidificar es aportar agua para que el tejido se impregne, se vuelva más esponjoso, más turgente. Siempre se debe producir en el interior del tejido y no sólo sobre la superficie2.

La mejor manera de hidratar la laringe es aportar agua bebiendo o a través del sistema respiratorio, respirando en un ambiente saturado de humedad al 100%. Nosotros lo conseguimos respirando a través de una gasa húmeda durante 10 minutos, y manteniendo la gasa siempre húmeda, mojándola cada poco tiempo.

El agua de forma natural tiende a estar en forma de gotas por ser un dipolo eléctrico. Esto hará que el agua espontáneamente no sea muy húmeda por su tendencia a compactarse. Hacer que el agua sea más húmeda, se esparza es fundamental para obtener un mayor efecto humectante. Usar surfactantes3 (azúcares, pectina…) o maniobras que rompen la tensión superficial del agua (movimiento como cuando se realiza una fonación, calor mediante vahos o saunas húmedas…) permitirán que el agua sea más húmeda y difunda por todos los espacios.

Es importante, también, tener en cuenta la superficie sobre la que se deposita el agua: una superficie impermeable hará que el agua se compacte en gotas y no penetre en la lámina propia. Una mucosa lisa, fibrosa por la existencia de una inflamación crónica, como la que produce el reflujo o la patología nasal, hará que el agua no pueda traspasarla. La inflamación es el gran enemigo de la salud vocal.

La hidratación por vía nasal produce en prácticamente la totalidad de los pacientes que la lámina propia de las CV se hinche consiguiendo una mayor vibración, una mayor onda mucosa, un mejor cierre del espacio glótico, y con ello, una gran sensación de bienestar vocal y una disminución del esfuerzo al hablar. Otro de los grandes cambios constatados es que con unas CV bien hidratadas podemos hacer grandes sobrecargas vocales sin que sufran lesiones.

La hidratación nasal produce una mayor hidratación sobre la laringe si al mismo tiempo que se respira la humedad, se habla para que el agua penetre mejor en los tejidos. La duración del efecto hidratación varía entre 30 minutos y varias horas.

Lubrificar es hacer resbaladiza la superficie mucosa. Nosotros lubrificamos manteniendo la saliva en la garganta sin tragarla durante varios minutos. O aportando sustancias lubrificantes como el gel de Pectina con Aloe Vera al 25% o la Vitamina E (aunque esta puede tener efectos indeseados como un mayor riesgo de hemorragia cordal). Y lo administramos mediante lubrificación sin deglución y con fonación al mismo tiempo. El efecto de un buen lubrificante consigue que las mucosas permanezcan mucho más tiempo hidratadas.

En este video, http://gellingeffect.com/lubrificacion/ se puede ver el efecto del Aloe en un paciente con “hipertensión” glótica secundaria a paresia vocal residual de 10 años de evolución. La duración del efecto lubrificación es de varias semanas, aunque la investigación basada en la evidencia necesitará que confirme o rechace este efecto. Además, un buen lubrificante ayudará a la autoreparación de la lámina propia.

El efecto gel genera una gruesa capa de moco sobre las CV que hará que la voz brille como un diamante sin realizar ningún esfuerzo. Siempre buscamos el efecto gel para realizar cualquier terapia vocal ya que sus efectos son inmediatos y permiten modelar con precisión las proteínas de la lámina propia.

El efecto gel es, sin duda, la mejor poción mágica para la voz. ¡Es imprescindible activar el código gel!

Bibliografía

  1. Madruga de Melo E., Lemos M., Ximenes Filho J., Ubirajara Sennes L., Nascimento Saldiva P., Hiroshi Tsuji D.: Distribution of Collagen in the Lamina Propria of the Human Vocal Fold. Laryngoscope, 2003, 113: 2187-2191.
  2. Leydon C., Sivasankar M., Lodewyck Falciglia D., Atkins C., Fisher K.: Vocal Fold Surface Hydration: A Review. J. Voice, 2009: 23, 658-665.
  3. Melciades M., Costa B., Maliska C.: A New Hypothesis for FLuidification of Vocal-Fold Mucus: Scintigraphic Study. J. Voice, 2012: 26, 276-279